Escudo de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones
Logia Obediencia a la ley N° 13

🌿 161 años
Logia Obediencia a la Ley N° 13

El exilio de Cornelio Saavedra, ¿cuál fue el motivo?

Cornelio Saavedra, presidente del primer gobierno patrio (la Primera Junta) de 1810, fue expulsado fuera del territorio de la Provincias Unidas del Río de la Plata en 1814. Por tal motivo tuvo que exiliarse, primero a Chile y luego a la actual provincia de San Juan.

Antes del mismo San Martín, tuvo que cruzar la Cordillera 2 veces para salvar su vida y la de su familia.

A continuación detallaremos los diferentes sucesos que desembocaron en este destierro.

Morenistas y Saavedristas.

La Revolución de Mayo tenía como objetivo encontrar la autonomía del territorio que en ese entonces formaba el Virreinato del Río de la Plata. Sin embargo, muchas corrientes ideológicas buscaban el mismo objetivo por diferentes medios, entre ellos los más radicales (morenistas) y los conservadores (saavedristas).

Mariano Moreno

Evidentemente los líderes de estas ideas eran Mariano Moreno y Cornelio Saavedra, respectivamente.

Los morenistas era liberales, y buscaban un cambio rápido y profundo en la sociedad, la economía y el gobierno. Su principal objetivo fue la inmediata declaración de independencia.

Los saavedristas eran conservadores. Esperaban que se solucione la situación de España (en ese momento bajo el dominio Francés) para iniciar un cambio gradual.

Podría decirse que estas ideas fueron, como lo que hoy conocemos, los primeros partidos políticos del país.

Si bien ambos pertenicían al primer gobierno patrio (Saavedra como presidente, y Moreno como secretario), evidentemente hubo confrontaciones entre ellos y sus seguidores.

Conformación de la Junta Grande.

El 27 de Mayo de 1810, la Primera Junta decreta una reunión invitando a los representantes de cada cabildo del interior . Dicha reunión se celebra en Diciembre del mismo año (asistida por los 7 protagonistas de la primera junta y 9 representantes del interior) y se decide si los representates del interior debieran formar parte de la Junta de gobierno.

La votación por mayoría decide que los 9 representates formen parte de la junta, naciendo así La Junta Grande.

Juan José Paso y Mariano Moreno votan en contra, proponiendo que los 9 se incorporen en una conformación de congreso, y que el poder ejecutivo permanezca en la Primera Junta.

Tras esta votación, Mariano Moreno presenta su renuncia (la cual fue rechazada).

Viaje al Alto Perú y la conformación del Primer Triunvirato.

Luego de la formación de la Junta Grande, en 1811, Cornelio Saavedra parte al Alto Perú para hacerse cargo del Ejercito del Norte y enfrentar allí a los realistas (que ya tenían una victoria en la batalla de Huaqui).

En su ausencia, en Buenos Aires, se conformaba el Primer Triunvirato debido a la inoperancia de la Junta Grande.

Una de las primeras medidas que toma este nuevo gobierno es el de sustituir, en el Ejercito del Norte, a Cornelio Saavedra por Martín de Puyrredón, ordenándole que viajara a San Juán.

Persecución política.

Con la disolución del Primer Triunvirato, se conforma el Segundo Triunvirato, gobierno el cual decretaría la Asamblea del año XIII.

En dicha asamblea se decreta el juicio de residencia a todos aquellos que habían participado en el gobierno de las Provincias Unidas desde 1810 (entre ellos, el mismo Saavedra), para luego disponer amnistía a todos salvo a Cornelio Saavedra y Joaquín Campana.

El mismo Saavedra luego relata en sus memorias:

“La acusación de carlotista me persiguió durante mucho tiempo. Se dijo que mi hijo Diego y que Juan Pedro Aguirre no habían viajado a los Estados Unidos por compra de armamentos, sino que una vez en la corte del Brasil concluirían la venta de la Banda Oriental a Portugal. Qué infamia la de mis enemigos. Ellos creyeron, además, que la traición iba acompañada por el robo de veinte mil pesos de la Tesorería General (…) Mi hijo fue despojado de su empleo de capitán de Dragones sin abonársele los sueldos y más tarde confinado a la Guardia del Monte…”

Memorias de Cornelio Saavedra.

Acusado de carlotista y ladrón, para ese entonces ya recaía el título de traídor en las espaldas de Saavedra acusándolo, al mismo tiempo, de conspirar con ideas monárquicas, y atentar contra la patria.

Inicio del éxodo.

Tras estas acusaciones, Cornelio Saavedra debe iniciar una serie de huidas las cuales tuvo que padecer con su familia con los más bajos recursos materiales.

Los principales destinos de residencia fueron el territorio chileno y la actual Provincia de San Juán.

Primer cruce de los Andes.

Cornelio Saavedra, amenzado de muerte por el gobierno porteño, decide cruzar la Cordillera de los Andes y hacer escala en territorio Chileno con su familia.

Sin embargo, en Chile, las fuerzas españolas vencieron a las de Bernardo O’Higgins, desatándose una cacería de criollos americanistas. Para ese entonces los realistas tenían en la mira a Saavedra por haber presidido el primer gobierno sin españoles de Buenos Aires.

Segundo cruce de los Andes.

Por tal motivo, y con peligro de muerte en ambos extremos, Cornelio Saavedra vuelve a cruzar la Cordillera, con su hijo de 10 años, para instalarse nuevamente en San Juan.

Esta travesía -con su hijo- dura 8 días, en los cuales se exponen a las tempestades de la altura sin recursos materiales ni suministros, ya que para ese entonces la familia Saavedra estaba sumida en la extrema probreza.

La estadía sería un inhóspito rancherío de nombre “Colangüil”, ubicado a 5.200 metros de altura.

Nueva vida en la estancia “La Cordillera de Calanguay”

Ahí, en ese rancho de San Juán, se reencontraron con el resto de la familia: la esposa de Saavedra, Saturnina Otárola, y 3 hijos más (Diego José y Manuel José –de su primer matrimonio con María Francisca Cabrera-, y Mariano Eusebio –de su segunda esposa-).

Aparte de su familia, la única compañía de Cornelio Saavedra en Colangüil fue “un peón”, sufriendo en carne propia las penurias del exilio, el olvido y la soledad.

En sus Memorias, Saavedra anotó:

“…cuando iba a comprar carne (presumiblemente en Angualasto) tardaba tres días, en los que no tenía más compañía que la de los leones y guanacos que abundan en aquellas soledades.”

Memorias de Cornelio Saavedra

Y como epílogo de su exilio, Cornelio Saavedra hace saber:

“Mi estadía en San Juan y Chile me hizo comprender el silencio de las montañas, ese enorme y pavoroso silencio de Dios que tantas cosas dice al que bien lo escucha.”

Memorias de Cornelio Saavedra

Vuelta a Buenos Aires.

Recién en 1816 se le permite retornar a Buenos Aires. El autor de estos trámites fue el gobernador intendente de Cuyo, José de San Martín.

También, por fin, sería revisado su juicio de residencia de antaño por tres abogados que encontraron que la conducta de Saavedra había sido limpia.

De esa forma se efectivizó su reivindicación y la restitución de sus cargos y honores.

¡Suscribite!
Notificarme cuando:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments