Escudo de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones
Logia Obediencia a la ley N° 13

🌿 161 años
Logia Obediencia a la Ley N° 13

Domingo F. Sarmiento

Domingo F. Sarmiento. Masón afiliado en Argentina

🎖️Presidente de la Nación. Gran Maestre de la Masonería Argentina

Foto de Domingo F. Sarmiento, Miembro Masón en Argentina
  • Nombre completo:
    Domingo Faustino Sarmiento

  • Ocupación:
    Periodista, educador, político y militar argentino

  • Nacimiento:
    San Juan, Provincias Unidas del Río de la Plata, 15 de febrero de 1811

  • Fallecimiento:
    Asunción, Paraguay, 11 de septiembre de 1888

Fue un político, escritor, docente, periodista, militar y estadista argentino; gobernador de la provincia de San Juan entre 1862 y 1864, presidente de la Nación Argentina entre 1868 y 1874, senador nacional por su provincia entre 1874 y 1879 y ministro del Interior en 1879.

Masones relacionados:

¿Buscás otros masones como Domingo F. Sarmiento?
¡Encontralo en nuestro sitio!

Ver otros masones Políticos y militares

🏛️ ¿Cómo llegó Sarmiento a la Masonería?

En 1854 Sarmiento se inició en la Logia Unión Fraternal de Chile.

En 1856 fundó -en Buenos Aires- la Logia Unión del Plata Nº 1, en la que fue primer orador.

En 1860, alcanzó el Grado 33 (grado máximo de nuestra organización masónica) junto a Justo José de Urquiza, Bartolomé Mitre, Santiago Derqui y Juan Andrés Gelly y Obes

El 18 de abril de 1882 se afilió a nuestra Respetable Logia Obediencia a la ley Nº 13.

En Mayo del mismo año, asumió como Gran Maestre de la Masonería Argentina, en fórmula electoral con Leandro N. Alem.

Biografía de Domingo F. Sarmiento

Nació el 15 de febrero de 1811 en una casa del humilde barrio de Carrascal, ciudad de San Juan. Su nombre de bautismo era Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. Según algunas fuentes, el nombre Domingo se le adjudicó luego, no figuraba en su partida de nacimiento.

Educación de Sarmiento

Hijo de José Clemente Cecilio Quiroga Sarmiento y Paula Zoila Albarracín Irrazábal, Domingo Faustino creció en el ceno de 2 educadores, su padre y su tío (José Manuel Quiroga Sarmiento), quienes sembraron las bases de su educación.

En 1816 ingresó a una de las llamadas “Escuelas de la Patria”, fundadas por los gobiernos de la Revolución, donde tuvo como educadores a los hermanos Ignacio y José Rodríguez.

En 1821 su madre sugirió que cursara el seminario en Córdoba, pero Sarmiento se negó, tramitando una beca para ingresar al Colegio de Ciencias Morales en Buenos Aires que no le fue concedida.

Rechazo de la beca y formación autodidacta

Dado que las becas se otorgaban por sorteo o contacto y/o recomendación, las posibilidades que tenían los candidatos estaban atados a la suerte o a los contactos que se tenga.

Sarmiento no contaba con contactos que ayudaran a su ingreso, y tampoco contaba con suerte ya que no fue sorteado.

Aún así, Domingo Faustino Sarmiento no bajó los brazos y decidió formarse con los recursos que tenía.

  • Un amigo ingeniero lo ayudó con las matemáticas.
  • Su tío José de Oro lo ayudó con el Latín y Teología.
  • El francés lo estudió solo, en sus ratos libres.

En 1823, a sus 12 años de edad, trabajó como asistente de Víctor Barreau en la Oficina de Topografía de San Juan. Esto ayudó a su formación educativa.

Inicio de su carrera militar y su exilio.

A los 16 años fue reclutado por el ejercito federal. Según sus propios relatos, Sarmiento cumplía el labor del grado de alférez de milicia (es el grado inferior de la oficialidad militar en la fuerza armada).

De los federales a los unitarios.

En el ejercito del partido federal, él debía realizar tareas que, según relata, lo incomodaban. Por lo que presentó un reclamo exigiendo ser tratado con equidad.

Como resultado de este reclamo, fue citado por el gobernador Manuel Quiroga, se le acusó por desacato y se le envió a prisión. Una de las razones por las cuales decidió abrazar la causa unitaria y se incorporó al ejército comandado por José María Paz (uno de los principales líderes del partido unitario).

Exilio a Chile.

Debido a la victoria federal en su provincia, en 1831 se vio obligado a emigrar hacia Chile, donde realizó distintas trabajos para subsistir.

Durante este tiempo trabajaba como profesor en una escuela de la provincia de Los Andes, donde tuvo con su alumna María Jesús del Canto, con quien nunca se casó, a su única hija Ana Faustina Sarmiento.

En 1836 se desempeñó como minero. Durante esa actividad contrajo fiebre tifoidea y, a pedido de su familia, el entonces gobernador de San Juan (Nazario Benavídez) le permitió volver a la Argentina.

El regreso, las artes y la Generación del 37.

Ya en su tierra natal, Domingo Faustino formó parte de la Sociedad Dramática Filarmónica. Allí fue animador, escenógrafo, decorador y dibujante de la juvenil Sociedad.

En 1838 fundó la Sociedad Literaria, filial de la Asociación de Mayo.

La sede de esta sociedad artística fue utilizada como centro de reunión de quienes se oponían a Juan Manuel de Rosas, por entonces gobernador de Buenos Aires y encargado de las Relaciones Exteriores de Argentina.

De esta forma entró en contacto con a famosa Generación del 37 (sociedad intelectual impulsora del romanticismo en Argentina, quienes formaron la identidad de lo que hoy conocemos como “identidad argentina”).

En 1939 fundó su primer periódico, “El Zonda”, en el cual dirigió fuertes críticas contra el gobierno federal.

Dado que al gobierno sanjuanino no compartió las críticas de Sarmiento, decidió aplicarle al diario un impuesto exorbitante (con el fin de censurarlo) para que nadie pudiera pagarlo. Esto provocó el cierre de la publicación en 1840.

El 18 de noviembre de 1840 fue apresado y nuevamente obligado a exiliarse hacia Chile.

Segundo exilio a Chile y la búsqueda del perfeccionamiento educativo.

Nuevamente en Chile, publicó su obra más importante: Facundo, Civilización y Barbarie. Una obra que refleja la realidad de esa época en Argentina.

Su revancha en el periodismo

Durante su estadía en Chile escribió para los periódicos El Mercurio, El Heraldo Nacional y El Nacional; y fundó El Progreso.

Durante esta etapa tomó su profesión de periodista como trinchera para luchar contra Rosas. De esta forma también fundó dos nuevos periódicos: La Tribuna y La Crónica, desde los que atacó duramente a Juan Manuel de Rosas.

Dirección educativa

En 1842 fue designado por el entonces Ministro de Instrucción Pública, Manuel Montt Torres, para dirigir la Escuela Normal de Preceptores, la primera institución latinoamericana especializada en preparar maestros.

Su labor como pedagogo fue reconocida por la Universidad de Chile, que lo nombró miembro fundador de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

Estudio de la educación en el mundo.

En 1845 el presidente Manuel Montt Torres le encomendó la tarea de estudiar los sistemas educativos de Europa y Estados Unidos.

Fue por eso que entre 1845 y 1847 visitó Uruguay, Brasil, Francia, España, Argelia, Italia, Alemania, Suiza, Inglaterra, EEUU, Canadá y Cuba.

En cada uno de estos países, se interesó por el sistema educativo, el nivel de la enseñanza y las comunicaciones. Todas estas impresiones las volcó en su libro “Viajes por Europa, África y América”.

A fines de 1845 conoció en Montevideo a Esteban Echeverría, uno de los fundadores de la generación del 37 y, como él, opositor a Rosas y exiliado. 

Encuentro con San Martín

Durante su paso por Francia, Sarmiento aprovechó para encontrarse con José de San Martín, quien había pasado diecisiete años en Europa. Años durante los cuales fue objeto de múltiples ataques a su persona, principalmente por la prensa en Buenos Aires, que incluso llegaron a tratarlo de “cobarde”.

Sarmiento, estudioso de las proezas del Libertador, llegó a publicar en el periódico “El Mercurio” de Valparaíso (Chile), un notable artículo para rememorar la célebre jornada de Chacabuco, y con ella a su principal protagonista, el General Don José de San Martín. A continuación un extracto del artículo:

El extranjero que nos observa, nos creería los hijos de los españoles vencidos en aquel gran día, fastidiados de ver repetirse un recuerdo humillante y odioso. Veinticuatro años han transcurrido apenas, desde que aquel memorable día alumbró en Chacabuco un combate de vida o de muerte para la independencia americana, y ya no se mentan los nombres ilustres que lo inmortalizaron…

Luego prosigue con la interrogante:

¿Que nos queda mientras tanto de tanta gloria? (…) Escuchemos los juicios de esta generación ingrata que nos ha sucedido, y extrañados como instrumentos desgastados e inútiles (…) ¡Vedla hacerse olvidadiza de nuestras largas fatigas y de nuestros esfuerzos para hacerla independiente y poderosa! (…)¡Un día la historia recogerá con avidez los nombres de todos los que lidiamos en Chacabuco y en otros lugares tan gloriosos como este”. Y concluyó “Mientras la prensa guarda un criminal silencio sobre nuestros hechos históricos y mientras se levanta esta generación que no comprende lo que importan para Chile estas salvas y estas banderas que decoran el 12 de febrero, nosotros cada vez que pase por nuestras cabezas el sol de este augusto día, lo saludaremos con veneración religiosa

En tiempos en los que la misma nación que libertó San Martín, despotricaba contra su propio libertador, fue Sarmiento quien por medio de “la pluma” del periodismo, logró reivindicar y limpiar el nombre de José de San Martín.

Como consecuencia de eta publicación, la sociedad chilena avivó la conciencia de sus gobernantes. Tal es así que el entonces Presidente de Chile, Don Manuel Bulnes, redactó y envió al Honorable Congreso chileno un proyecto de ley en el cual dispuso que el General San Martín revistase en el ejercito de Chile, en actividad, durante toda su vida, y que se le abonen los sueldos que le correspondían a su clase, autorizándolo a residir en el extranjero.

El mentado proyecto, se convirtió en Ley, el 6 de octubre de 1842.

Sobre su encuentro con el héroe de Los Andes, dijo Sarmiento:

…había en el corazón de este hombre una llaga profunda que ocultaba a las miradas extrañas, pero que no escapaba a las de los que la escrudiñaban ¡Tanta gloria y tanto olvido!, ¡tan grandes hechos y silencio profundo! Había esperado sin murmurar cerca de treinta años la justicia de aquella posteridad a quien apelaba en sus últimos momentos

De regreso a Chile, incrementó su actividad periodística contra Rosas, lo que motivó que el gobernador de Buenos Aires solicitara dos veces la extradición de Sarmiento para juzgarlo por calumnias, cosa a la que el gobierno chileno se negó.

Vida familiar, la muerte de su hijo y el gobierno de Argentina 

En Chile pudo iniciar una etapa más tranquila en su vida. Al punto de formar una familia.

En 1848 se casó con Benita (viuda de Don Castro y Calvo) y adoptó a su hijo Domingo Fidel, popularmente conocido como “Dominguito”.

A los cuatro años, Dominguito aprendió a leer. En Chile, su país natal, cursó estudios primarios y terminó el bachillerato en Argentina.

Vuelta a Argentina

Para ese entonces, en 1851, Domingo Faustino Sarmiento ingresó como gacetillero en el ejército de Justo José de Urquiza hasta la batalla de Caseros.

Luego de la caída de Juan Manuel de Rosas se instaló en Buenos Aires, pero entró en conflicto con Urquiza y se vio obligado a volver a Chile.

Durante este periodo entabló discusiones con Juan Bautista Alberdi acerca de la política del país. La polémica ideológica se limitaba al liberalismo, pensamiento al que ambos adscribían. Los dos pensadores eran partidarios del constitucionalismo, del contractualismo, de la democracia, de la república, de la inmigración, de la educación y del progreso.

Muerte de Dominguito

Al estallar la Guerra de la Triple Alianza, Dominguito decidió alistarse en el ejército argentino pese a la oposición de su madre. Participó con el grado de capitán del Ejército Argentino.

¿Tenés dudas sobre la Masonería? ¿Querés saber más sobre Domingo F. Sarmiento?

¡Envianos tus preguntas!

¡Preguntar!

Otros Masones Políticos y militares

Ver Masones por categoría:

Preguntas Frecuentes sobre Domingo F. Sarmiento

🛡️ ¿Quién fue Domingo F. Sarmiento?

Fue un político, escritor, docente, periodista, militar y estadista argentino; gobernador de la provincia de San Juan entre 1862 y 1864, presidente de la Nación Argentina entre 1868 y 1874, senador nacional por su provincia entre 1874 y 1879 y ministro del Interior en 1879.

🏛️ ¿Domingo F. Sarmiento fue Masón?

Si. Domingo F. Sarmiento fue un sobresaliente masón de Argentina

🎖️ ¿Cuál fue el mérito de Domingo F. Sarmiento?

Entre los méritos más conocidos de Domingo F. Sarmiento se encuentra: Presidente de la Nación. Gran Maestre de la Masonería Argentina

🏡 ¿Cuando nació Domingo F. Sarmiento?

San Juan, Provincias Unidas del Río de la Plata, 15 de febrero de 1811

💀 Domingo F. Sarmiento ¿falleció?

Si, en Asunción, Paraguay, 11 de septiembre de 1888

¡Suscribite!
Notificarme cuando:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments