Escudo de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones
Logia Obediencia a la ley N° 13

🌿 161 años
Logia Obediencia a la Ley N° 13

José de San Martín

José de San Martín. Masón afiliado en Argentina

🎖️Libertador de Argentina, Perú y Chile

Foto de José de San Martín, Miembro Masón en Argentina
  • Nombre completo:
    José Francisco de San Martín y Matorras

  • Ocupación:
    Militar y político Argentino

  • Nacimiento:
    Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata; 25 de febrero de 1778

  • Fallecimiento:
    Boulogne-sur-Mer (Francia), 17 de agosto de 1850

Importante militar reconocido por sus heroicas campañas militares en la liberación de 3 países americanos. Representado como el padre de la patria y protector de la libertad.

Masones relacionados:

¿Buscás otros masones como José de San Martín?
¡Encontralo en nuestro sitio!

Ver otros masones Políticos y militares

🏛️ ¿Cómo ingresó, San Martín, a la Masonería?

El General J. de San Martín fue iniciado masón en la Logia Integridad de Cádiz (ciudad al sur de España) en 1808. En ese entonces el general Francisco María Solano (Marqués del Socorro) presidía como presidente de dicha logia.

¿Cómo fué que ingresó a la Masonería en España?

En abril de 1784, cuando tenía seis años, llegó con su familia a la ciudad española de Cádiz ―previa estadía en Buenos Aires― y se radicó luego en la ciudad de Málaga.

Comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Ingresó posteriormente al ejército español e hizo su carrera militar en el Regimiento de Murcia.

Combatió en el norte de África, luego contra la dominación napoleónica de España y participó en las batallas de Bailén y La Albuera.

Bajo ese contexto, nuestro prócer, se inicia como Masón. Exactamente en un contexto de guerras europeas.

El mismo año en que San Martín ingresa a la Masonería, Solano fue linchado por una turba en la convulsionada Cádiz, acusado de no atacar con suficiente rapidez a la flota francesa. A punto estuvo San Martín de correr la misma suerte, pues incluso lo confundían físicamente con Solano, que también era americano, nacido en Caracas.

Tiempo después se afilió a la Logia Caballeros Racionales Nº 3, también de Cádiz, donde recibió el grado de Maestro Masón. Después de participar en la batalla de Albuera, el 16 de mayo de 1811, San Martín pasó al Regimiento de Sagunto. El 6 de septiembre de ese año pidió la baja del Ejército Español.

⚔️ Inspiraciones en tiempos de guerra.

Cuando se habla de guerras, más allá de las connotaciones negativas que se pueda tener, detrás de ellas existen -en el soldado- 3 factores:

  • Los necesarios.
  • Los motivacionales.
  • Los resultantes.

Factor Necesarios: conocimiento y disciplina.

San Martín no era un soldado cualquiera. Sus primeros estudios le dieron las herramientas que todo Masón busca formar.

Como masones entrenamos la inteligencia y el raciocinio. La lectura y el aprendizaje nos permiten tener una visión más entrenada de las cosas. Con esa visión podemos ser más analíticos y más prácticos frente a situaciones que pueden resultar desafiantes.

Al momento de entrar en batalla se debe aprovechar esas facultades, tanto para mantenerse en pié como para liderar un grupo. Estas cualidades son difíciles de formar si no hay disciplina.

Como masones, la disciplina es algo que se debe formar desde nuestras aptitudes, y nuestras aptitudes no solo impactan en nuestras vidas, sino también en la vida de los demás. Por ello es importante que siempre que obremos en nuestros campos de especialización, lo hagamos con la mayor disciplina posible.

Factores motivacionales: fraternidad y lealtad.

Sin embargo, con el conocimiento no alcanza para seguir adelante en una batalla. Sin la motivación, muchos de los objetivos a cumplir pueden quedar anulados. Por sobre todo, esto influye en momentos en los cuales se debe tomar las riendas del liderazgo.

En tiempos bélicos, la fraternidad es algo que se forma de manera sinérgica. Uno de los principales puntos de supervivencia -en una batalla- es el apoyo y la confianza en los compañeros militares.

No escapar a las adversidades, y dar la vida por sus compañeros, forman al líder natural, y suprimen los peligros que puedan llegar a atentar al grupo.

Esta es la lealtad que formó San Martín en tiempos de guerra. Debemos tener presente que los primeros Masones con los cuales se encontró nuestro prócer, fueron militares.

Factores resultantes: experiencia y carácter.

Estos factores llevan de vuelta a los primeros. Cada batalla lleva una cuota de aprendizaje.

Prácticamente, en tiempos de guerra, el que no aprende, tiene menor probabilidad de sobrevivir en la siguiente batalla. Forjar el carácter nos da la firmeza suficiente para poder afrontar situaciones desafiantes en el día a día.

Aplicar nuestros aprendizajes con firmeza nos ayuda a ser más eficientes en la práctica. San Martín, como Militar, aplicaba su experiencia en pos de crecer en su carrera; como Masón, mejoraba sus aptitudes para que, en tiempos desafiantes, tenga mayor probabilidad de resguardar sus ideales en tiempos más turbulentos.

⛵ San Martín en Londres

Uno de sus primeros pasos en Londres fue concurrir a la casa de Francisco de Miranda, en Grafton Street, donde funcionaba la logia Gran Reunión Americana, y junto a Zapiola fue promovido al quinto grado de la Masonería.

En esas tierras mantuvo contacto con prominentes masones ingleses, conociendo los planes del escocés Thomas Maitland y su grupo parlamentario, encabezado por James Mac Kintosh, destacado masón, partidario de la independencia americana, amigo a su vez de Thomas Cochrane, que sería el almirante de la flota del Pacífico que cubrió el avance de San Martín de Chile al Perú.

Los cuatro meses que San Martín permanece en Londres le permiten ultimar los planes que ya tenía ideados, con estricta reserva: sólo escribía cartas, en las que no delataba sus propósitos.

El 19 de enero de 1812, con todo arreglado por el conde de Fife (James MacDuff), junto a AlvearHolmbergZapiolaChilavert y otros, aborda la fragata Canning rumbo al Río de la Plata y el 9 de marzo de 1812 desembarca en Buenos Aires.

🌿 San Martín en Buenos Aires

Siete días después del desembarco en Buenos Aires, el gobierno superior provisional le otorga el grado de teniente coronel de Caballería, nombrándolo comandante del Escuadrón de Granaderos que habría de organizarse.

Mientras se ocupaba de su faena militar, San Martín tomaba contacto con los masones de Buenos Aires, en especial con Julián Baltasar Álvarez, de la Logia Independencia.

Inicios de la Logia Lautaro

Junto a Zapiola y Alvear levantan el “triángulo” de la Logia Lautaro N° 1. La integrarán los masones iniciados en Cádiz o Londres: Anchoris, Guido, Zufriátegui y Malther.

Después ingresarían Cornelio SaavedraManuel BelgranoBernardo de MonteagudoManuel de AnchorenaJulián ÁlvarezManuel Pinto y otros.

A comienzos del año siguiente, la logia contaba ya con 55 miembros.

Sus Actividades Masónicas en el país

La próxima escala masónica de San Martín fue la ciudad de Córdoba, adonde llegó procedente de Salta después de organizar el Ejército del Norte y dejarlo en manos de Martín Miguel de Guemes.

El 24 de mayo de 1814, San Martín constituyó la Logia Lautaro de Córdoba, cuya Acta de fundación se conserva. Cinco meses después asumió como Intendente de Cuyo y fundó la Logia Lautaro de Mendoza.

Con su hermano masón, Manuel Belgrano, y a través de documentos, instaron entonces a la convocatoria de un Congreso que finalmente se reunió en Tucumán y resolvió la Independencia el 9 de julio de 1816.

Tres semanas más tarde, el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón nombró a San Martín como General en Jefe del Ejército de los Andes: el Libertador fundó la Logia del Ejército de Buenos Aires en la que fue designado Venerable Maestro.

La Revolución de Octubre en 1812

Tras el triunfo de Manuel Belgrano en la batalla de Tucumán, el 8 de octubre San Martín y Alvear dirigieron un levantamiento cívico militar en Buenos Aires. Este levantamiento fue preparado por la Logia Lautaro y se conoció como La Revolución del 8 de octubre de 1812.

El objetivo de este levantamiento fue el derrocamiento del gobierno del Primer Triunvirato, ya que lo acusaban de poco decidido por la independencia. Con este movimiento cívico y militar, se nombró un Segundo Triunvirato, constituido por Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte.

Se exigió, además, llamar a una Asamblea General de delegados de todas las provincias, con el fin de declarar la independencia y dictar una constitución.

El 7 de diciembre de 1812, el Segundo Triunvirato ascendió a San Martín al grado de coronel y lo designó Comandante de Granaderos a Caballo.

Combate de San Lorenzo.

La primera acción militar de San Martín y su recién creado Regimiento de Granaderos a Caballo estuvo dirigida a detener las incursiones de los realistas en Montevideo.

El coronel San Martín se instaló con sus tropas en el convento de San Carlos, posta de San Lorenzo, en el sur de la actual provincia de Santa Fe. El 3 de febrero de 1813 y ante el desembarco de 300 realistas, se libró el combate de San Lorenzo, casi frente al convento, a orillas del río.​ San Martín decidió avanzar al frente de la reducida tropa de granaderos a caballo.

Como consecuencia, su caballo fue mortalmente herido y San Martín aprisionado bajo su cabalgadura, estuvo a punto de ser ultimado por un realista.

Fue cuando Juan Bautista Cabral, un soldado correntino de la tropa, antepuso su cuerpo a dos bayonetazos para salvar al coronel.

San Martín lo ascendió post mórtem, por lo que se lo conoce como el Sargento Cabral. Este combate, que por la cantidad de combatientes de ambos bandos podría parecer secundario, permitió alejar para siempre a las flotas realistas que merodeaban el río Paraná, saqueando las poblaciones.

EJERCITO DEL NORTE

Tras las derrotas ante los realistas en las batallas Vilcapugio y Ayohúma, el Segundo Triunvirato reemplazó a Belgrano por San Martín como comandante del Ejército del Norte. Hasta este relevo San Martín y Belgrano no se conocían personalmente.

El encuentro fue recordado como “el abrazo de Yatasto”, a pesar que posiblemente el encuentro se realizó a la salida de la posta de Algarrobos, en cercanías del río Juramento y a 14 leguas de Yatasto. Una vez al mando del ejercito, San Martin lo trasladó a San Miguel de Tucumán donde lo adiestró en el “fortín Ciudadela”. Allí planificó un ataque hacia Lima (la principal ciudad al mando de los realistas), y sabiendo que el camino por el altiplano era casi imposible, decidió cruzar la cordillera y avanzar al norte por el pacífico. Para ello debía asegurar el bloqueo a los realistas en Salta, y por tal motivo dejó al mando a Güemes.

VIAJE A CÓRDOBA

El 24 de mayo de 1814, San Martín constituyó la Logia Lautaro de Córdoba, cuya Acta de fundación se conserva. Aprovechó la estadía para recuperarse de sus úlceras estomacales y planificar la campaña a Lima.

CRUCE DE LOS ANDES 🏔️ LIBERACIÓN DE CHILE

Su plan original fue entrar al territorio aliado (Chile) y, por medio de una táctica anfibia, navegar hacia Lima. Sin embargo, durante esos días, Chile fue invadida por los realistas.

Por tal motivo el plan de entrar a territorio amigo se convirtió en un plan de liberación. Dado este imprevisto, San Martín envió diputados a Tucumán para asegurar la Independencia Argentina en Julio de 1816.

Este hecho era crucial, ya que si Argentina no se libraba de los españoles sería difícil que el pueblo chileno valide la supuesta liberación encabezada por ejercito argentino. Junto a O’higgins, Soler, Las Heras y Condarco, San Martín planificó un cruce en 6 columnas desde el Cuyo hacia Chile.

El objetivo era desentralizar al ejercito realista para dividirlo a lo largo de todo el territorio. Incluso acordó con el pueblo mapuche crear falsos alertas comunicando que los patriotas ingresarían por el extremos sur.

El 12 de enero de 1817 se inició el cruce de los Andes. El ejercito contaba con 1.200 milicianos montados (para conducción de víveres y artillería), 120 barreteros de minas (para facilitar el tránsito por los pasos), 25 baqueanos, 47 miembros de sanidad (para el hospital de campaña), 16 piezas de artillería (10 cañones de 6 pulgadas, 2 obuses de 4 1/2 pulgadas y 4 piezas de montaña de 4 pulgadas), 15 empleados civiles, 1600 caballos extras (para caballería y artillería) y 9.281 mulas (7359 de silla y 1922 de carga).

Tras algunos enfrentamientos y dificultades en torno a la altura y el clima, los líderes patriotas cruzaron la cordillera y se encontraron en Santa Rosa el 8 de febrero. Ese día planificaron el avance ya en territorio chileno.

El 12 de febrero se libró la batalla de Chacabuco, en la que el Ejército de Los Andes obtuvo la victoria sobre los realistas y de esa manera logró el primer paso para liberar al país vecino.

El 18 de febrero se convocó a un cabildo abierto que propuso a San Martín como director supremo de la naciente república. Sin embargo él rechazó el cargo y propuso en su lugar a O’Higgins. José de San Martín debía continuar la campaña hacia Lima. Mientras tanto los realistas se reagrupaban en Talcahuano con el fin de la recuperación del poder chileno.

San Martín viajó a Buenos Aires para pedir refuerzos y suministros al gobierno argentino, ya que debía volver asegurar la expulsión completa de los realistas en Chile.

El 19 de marzo de 1818 la sorpresa de Cancha Rayada, en que el Ejército Unido bajo las órdenes de San Martín fue derrotado cuando realizaba una maniobra nocturna para evitar un inminente ataque. El ejercito patriota se reagrupó y planificó una última batalla que definiría el futuro de Chile.

El 5 de abril se produjo la batalla de Maipú, en que fuerzas patriotas obtuvieron una completa victoria y Chile aseguraría su independencia.

Liberación del Perú.

Luego de la liberación de Chile y la de Argentina, San Martín pone en marcha su plan final. La liberación del Perú. Hasta ese entonces Lima era la única ciudad tomada por los realistas.

Más al norte Simón Bolivar se estaba encargando de liberar lo hoy sería conocido como Colombia, Nueva Granada, Venezuela y Ecuador. Solo quedaba Lima como último bastión del reino español en América.

Ya en ese entonces, en Buenos Aires se había iniciado una guerra civil entre los federales y los unitarios con el fin del quitar el control de Buenos Aires sobre la nueva nación argentina.

San Martín es llamado a combatir para restaurar el orden. Él desobedece y les recuerda que no levantará su sable sobre sus hermanos, por el contrario, proseguirá por la liberación total de América.

El 20 de agosto de 1820 San Martín partió junto a la expedición desde Valparaíso hacia el Perú. La expedición estaba constituida por alrededor de 4.500 hombres, pertenecientes al Ejército libertador de los Andes y al Ejército de Chile, de los cuales 1.600 eran marinos.

Se embarcaron en ocho navíos de guerra y dieciséis transportes. La mayor parte de los oficiales eran argentinos, y los jefes navales de diferentes orígenes: algunos eran británicos, como Cochrane, y otros sudamericanos; entre ellos se contaba Manuel Blanco Encalada, un rioplatense que se nacionalizó chileno.

El 8 de septiembre de 1820, el ejército al mando de José de San Martín desembarcó en la playa de Paracas, cerca del puerto de Pisco, haciendo retroceder al ejército realista, que se replegó a la zona de la Sierra.

En ese momento el territorio peruano estaba bajo el poder del Virrey Pezuela quien tenía bajo su mando a unos 20.000 soldados distribuidos por todo el virreinato. De todos ellos la mayor parte defendía Lima.

San Martín intentó llegar a un acuerdo diplomático con el Virrey. Se le ofreció la regencia momentánea hasta conseguir un modelo de gobierno constitucional. El Virrey se negó a entregar el poder, por tal motivo San Martín se reembarcó en la escuadra, y en los primeros días de noviembre desembarcó en la localidad de Huacho, donde fortificó su posición e inició su estrategia para sitiar definitivamente Lima.

El 29 de enero de 1821 se sublevaron altos oficiales realistas contra el virrey Pezuela, quien renunció a su cargo y fue sustituido por el general José de La Serna, que sería confirmado más tarde como virrey del Perú por la corona.

El nuevo virrey propuso a San Martín nuevas negociaciones diplomáticas, que finalmente fracasaron. El ejercito libertador sitia Lima y tiempo después un número significante de soldados del rey se pasan a las filas patriotas. Esta deserción en masa desmoralizó al resto de las fuerzas realistas, lo que obligó a De La Serna a abandonar la ciudad el 5 de julio e internarse en la sierra.

San Martín ocupó Lima y reunió un cabildo abierto el 15 de julio de 1821. El 28, ante una multitud en la Plaza de Armas de Lima, declaró la Independencia del Perú y fue nombrado Protector del Perú con autoridad civil y militar.
 

Notas Relacionadas a San Martín:

 

¿Tenés dudas sobre la Masonería? ¿Querés saber más sobre José de San Martín?

¡Envianos tus preguntas!

¡Preguntar!

Otros Masones Políticos y militares

Ver Masones por categoría:

Preguntas Frecuentes sobre José de San Martín

🛡️ ¿Quién fue José de San Martín?

Importante militar reconocido por sus heroicas campañas militares en la liberación de 3 países americanos. Representado como el padre de la patria y protector de la libertad.

🏛️ ¿José de San Martín fue Masón?

Si. José de San Martín fue un sobresaliente masón de Argentina

🎖️ ¿Cuál fue el mérito de José de San Martín?

Entre los méritos más conocidos de José de San Martín se encuentra: Libertador de Argentina, Perú y Chile

🏡 ¿Cuando nació José de San Martín?

Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata; 25 de febrero de 1778

💀 José de San Martín ¿falleció?

Si, en Boulogne-sur-Mer (Francia), 17 de agosto de 1850

¡Suscribite!
Notificarme cuando:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments